Si alguien podía hacer el milagro para ella, era él.

Aquella niña que había permanecido dormida, despertó -¿Sarkis?- fueron sus primeras palabras, después se bajó de la mesa volteo como intentando descifrar en que lugar estaba, y sus vista se cruzó con la persona por la que había preguntado, el guerrero estaba colocándose una armadura Ráni -¿Qué pasa Sarkis?- pregunto la niña al maltrecho caballero -Yarén ya despertaste, justo a tiempo, tienes que prepararte por que harás un largo viaje con Sabine – ; Sarkis señalo a Sabine quien se encontraba junto con Zarate preparando lo necesario para el viaje, Yarén la miro -¿ella es tu hija?- pregunto la pequeña niña, Sarkis asintió -es la mejor esgrimista de Nári- dijo,-y su sangre es poderosa, pero ¿entonces que va a hacer mi protector?-; pregunto Yarén; – tu protector se quedara a detener a Romary, mientras ustedes escapan-; Yarén tomo su mano y fue como si toda la información de la misión hubiese sido trasmitida con ese suave apretón de manos -Ahora sé que debo hacer y tú sabes tú misión- le respondió la niña a Sarkis quien no dejaba de contemplar a la joven Sabine que se preparaba para el viaje.
es_ES
en_US es_ES

Pin It on Pinterest